Pesadillas y terrores nocturnos, ¡cuando dormir es un horror!

Si tienes un hijo, seguro que más de una vez te habrá despertado en medio de la noche porque estaba llorando, y al llegar a su habitación lo encontraste nervioso y asustado. O quizá te despertase con un grito, y al abrir la puerta te sorprendiste al verlo incorporado en la cama o incluso corriendo por la habitación, con los ojos abiertos como si estuviese despierto, pero no lo estaba. Y aunque no tengas hijos, seguro que sabes de lo que estoy hablando, porque las pesadillas y los terrores nocturnos (aunque no tanto como en la infancia) también se producen

Seguir leyendo