A propósito del TOC. Neil Hilborn, el poeta.

“La primera vez que la vi todo en mi cabeza se silenció, todos los tics, las imágenes constantes desaparecieron. Cuando tienes trastorno obsesivo compulsivo en realidad no tienes momentos en silencio. Incluso en la cama estoy pensando: ¿Cerré las puertas? Sí ¿Me lavé las manos? Sí ¿Cerré las puertas? Sí ¿Me lavé las manos? Sí” Recupero los viernes de arte y psicología para presentaros (si todavía no lo conocéis), a este joven artista americano llamado Neil Hilborn, que encontró en la poesía y en la escritura una vía de escape terapéutica para su trastorno obsesivo compulsivo.

Seguir leyendo