Autolesión o la necesidad de hacerse daño a uno mismo

autolesión

“No recuerdo exactamente cuándo comencé a hacerme daño, puede que ya en el colegio… Sí, solía arañarme la piel con la punta del compás. Después vinieron los cortes. Al principio eran pequeños y no lo hacía muy a menudo, pero cuando quise darme cuenta era incapaz de parar y tenía los brazos llenos de cortes y de marcas. Y también había comenzado a vomitar… Recuerdo lo bien que me sentía después de cortarme, era como si todo el odio, asco, dolor y frustración que sentía, saliesen de mí a través de estas heridas o vomitando. Un alivio momentáneo, ya que

[read_more text="Seguir leyendo" title="Seguir leyendo" url="http://www.larealidadinventada.com/2014/07/11/autolesion/" align="left"]
[divider_top]

TRICOTILOMANÍA. Cuando arrancarse el pelo es un «placer»

¿Tricoqué…? Quizá no te suene este nombre, pero seguramente sí sepas de qué estoy hablando: la tricotilomanía consiste en arrancarse el pelo de forma compulsiva, esto quiere decir que no eres capaz de controlar esta conducta. La zona de la cabeza es la más afectada, seguido del pubis, cejas y pestañas.

[read_more text="Seguir leyendo" title="Seguir leyendo" url="http://www.larealidadinventada.com/2013/12/02/tricotilomania/" align="left"]
[divider_top]